jueves, 1 de julio de 2010



Sobredosis de Pizarnik.
Sobredosis de noche.
Y de repente la imagen inesperada,
una mirada que me descoloca.
La abstinencia me hace implotar.

Mis necesidades son urgentes,
me quejo y no las escucho.
¡Qué vida muerta!

Pájaro de alas ebrias.

Ebrios enfermos.
Ebrios contradiciéndonos.

Ebria de beber el perfume de tu ausencia.

2 comentarios:

Ivan dijo...

Dejá el alcohol, bien guardado y a facil acceso...
Una bañera llena de cerveza.-

Lucy Espectrov's dijo...

Hola, buen blog, me gusta lo que escribis.
Espero no te moleste mi firma ja (desde mi lado humilde)
Adieu bye bye :)